Partes de Guerra, por Gabriela Guerra

Un mundo en Guerra

“Vivo en guerra entre mis preocupaciones y mi insomnio; mis sueños y mis limitaciones; mis ambiciones y mi desvencijada humildad…,

Leer más »

La culpa, ese verdugo…

La culpa de la existencia La culpa de pasar sin ser La culpa de no hacer nada O de hacer demasiado De una vida vacía De querer llenarla De no mover un solo dedo La culpa

Leer más »

“Amigas para siempre”

Foto: Gabi Guerra Crónicas de España “Cuando apenas teníamos 15 años, o incluso algunas de nosotras aún no los habíamos cumplido, llegamos al Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas, Vladimir Ilich Lenin, Calabazar, La Habana,

Leer más »

Por quién vuelan las cigüeñas

Fotos: Gabriela Guerra Rey Hace apenas unas horas tomé un autobús rumbo a un aeropuerto hasta entonces desconocido, el Barajas de Madrid, y remonté vuelo en un avión que me trajo de vuelta a París.

Leer más »

“¡Llegó carta del abuelo!”

Hoy iba a contarles que fui tía-mamá-cocinera-niñera; que llevé a Agnés a la escuela y la busqué; que juntas encontramos unos caracoles en el camino y los trajimos a casa (y mamá, la de verdad,

Leer más »

El camino de las iglesias

El camino extraviado que encontré esta tarde Hoy fue un día excepcional, porque encontré en las callejuelas aledañas al barrio latino un camino extraviado por un amigo, que me lo puso en las manos antes de

Leer más »

Niña otra vez

Anoche tuve que cambiar de cama con mi sobrina de 4 años, Agnés. Ella hoy empezaba la escuela, y transformamos los espacios de dormir para que no me despertara en sus arrebatos matutinos. Mi cuñada

Leer más »

París… el reencuentro

Foto: Gabriela Guerra Rey Esta mañana, mi quinto día en Francia, y como todas las anteriores, amaneció lloviendo. Yo había decidido ya que me iba al Louvre, lloviera, tronara o relampagueara, expresión que usamos en

Leer más »

Una mañana en familia

Hoy tuvimos un amanecer caótico en Lagny-sur-Marne. Mi cuñada había salido temprano, hasta París, porque necesitaba buscar unas cosas que le habían traído de Cuba, y las 8:30 am era la única hora posible para

Leer más »