Y que la vaca que pace con la cabeza baja supera a cualquier estatua

Walt Whitman

Las vacas piensan,

ensayan,

son graves como sus ojos,

como sus ubres hermosas.

No mastican yerba,

mascullan ideas;

cuando andan lo hacen sin ver,

atropellando, porque van en pensamientos;

están en sus ideas, en sus asombros;

las vacas no se distraen con el camino,

saben que el suyo es el propio y de nadie más.

.

Las vacas saben que piensan,

llevan a su leche sus conclusiones,

deleitan —a nosotros sus becerros—

con sus puntos de llegada

con quimeras filosóficas;

sus tesis no son juegos de ajedrez,

son simpleza de manchas blanco sobre negro.

.

Las vacas ganan la palabra entre ellas,

dialogan;

jamás han hablado de pequeñeces, no pueden,

no está en su naturaleza,

para ello tienen sus colas, no sólo para espantarse las moscas;

no aspiran a escribir, ni a dar fe de sus ideas,

mejor esconden sus alas

son sabias, son modestas.

.

Entre vacas no existen “vacas flacas”,

mientras sigan pensando podrán abstraerse de sequías;

ensimismadas pueden morir,

sorprendidas por el hambre en el último momento,

y caer sabiéndose huesos,

y seguir pensando…

.

Las vacas nunca hablan de toros,

ni de laberintos, abiertos o cerrados,

son temas estériles.

.

Las vacas saben que sin vacas

los hombres no tendrían creencias,

que sin ellas no existiría la fe.

Han constatado con el tiempo, desde que son vacas,

que lo que llama la humanidad Niágara

cabe en un vaso de agua.

.

Las vacas nos ganan a sonreír, por eso disimulan,

saben compadecerse de los ignorantes,

que se aprovechan de ellas,

de su carne,

pero no de su pensar.

.

Las vacas no tienen dios,

piensan, eso les gusta,

están salvadas de ser devoradas por otras bestias.

.

Las vacas saben que son animales,

no tienen problema con esto,

mastican sueños y pesadillas,

casi siempre verdes.

.

(CDMX 22 de 03 de 22)

0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios